¿Alguna vez han tenido una cruda? Me refiero a una de esas crudas en las que duele la cabeza, te da mucha sed y quisieras volverte chango.

Algo así me sentí al ver ¿Que Pasó Ayer? Parte 2. Tengo que hacer una confesión con respecto a la primera parte, no me llamó mucho la atención y la vi en DVD. Se me hizo divertida pero poco remarcable.

Esta secuela es exactamente la primera cinta de la serie, la diferencia es que parece como si le hubieran inyectado unos super esteroides a lo bestia y por todas partes. Créanme cuando les digo que es una copia al carbón. Posiblemente lo único que le hicieron al guion fue ponerle otra portada, cambiar unos cuantos personajes y trasladar todo a Bangkok.

Mi problema con estas cintas es que no me relaciono con ningún personaje. N I N G U N O. Y eso es algo verdaderamente triste. Esta película tiene como caracteristica principal que es como un arma de dos filos: No trata de inculcar moral, lo cual es un punto bueno. No se reprimen. Pero ahí viene el otro lado de la moneda; todos los actos que realizan no tienen ninguna consecuencia. Podrían haber detonado una bomba atomica en medio de Tailandia y no habría pasado nada.

Terminando de ver esta cinta me sentí vació, todo lo que sucede en pantalla carece de peso emocional, ya que al final lo único que estás viendo es algo parecido a Jackass pero en formato para cine. Y Jackass tiene 3 películas.

Mi otra queja es que esta película está tan acelerada que no tiene un buen ritmo. Es como ir galopando sobre un caballo que se está cayendo en un precipicio.

A este filme sin lugar a dudas le faltó Heather Graham, pero posiblemente leyó el guion y lo tiro a la basura. La quimica entre Stu y su prometida Lauren (Jamie Chung) es como de Alka Seltzer después de que ya no saca burbujas. Los dos elementos están presentes pero no hacen nada.

Y si hay un personaje que me cae mal en estas cintas es Alan, interpretado por Zach Galifianakis. Es un McGuffin andante. Y sinceramente se me hace de lo más mamón y cagante que pueda existir. Obviamente es una persona (Alan, no Zach) que padece de sus facultades mentales, pero de mala manera. Es un cabrón insoportable que no debería de haber sido invitado a la boda con todos los antecedentes que ya tenía.

Estoy conciente de algo: Esta película se hizo con la idea en mente de que se viera en compañia de amigos, antes y/o después de unos tragos. Es ese tipo de película que se puede transformar en una experiencia si vas con la gente adecuada. Es una lastima que no se sostenga sola y que sea una película de ocasión.

Si te gustó la primera y quieres más de lo mismo esta cinta fue creada especialmente para ti. Si no te gustó la primera parte y ves esta secuela, casi garantizado que necesitas que te revisen el cerebro. ¿Qué te drogaron y no recuerdas todo lo que escribí?

Comentarios

comentarios

4 Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here