Siempre me ha parecido interesante el hecho de que los grandes avances tecnológicos que tenemos hoy en día, fueron concebidos por otras personas hace muchas (¡muchas!) décadas; y que incluso, no se sabía el propósito final de aquellas invenciones que cambiarían nuestras vidas. Tal es el caso de la invención del cine, ideado por los hermanos Lumière.

Nacidos en Francia en los años de 1862 y 1864, August y Louis Lumière vivieron en un ambiente artístico durante toda su vida. Su padre se dedicaba a la pintura, el canto y especialmente a la fotografía. Esto hizo que los hermanos tuvieran cierta atracción hacia la fotografía, principalmente Louis.

Los dos hermanos practicaron  la fotografía, la estudiaron, la perfeccionaron y descubrieron nuevos métodos de preparación de placas fotográficas; pero ¿Qué hizo que lograran proyectar imágenes en movimiento?

En 1894, su padre Antoine fue invitado a una demostración del kinetoscopio de Thomas Alba Edison -este aparato es considerado el precursor del cinematógrafo- y quedó impresionado. El problema era que el invento era demasiado grande, pesado y tenía varios problemas; Antoine quería que sus hijos lo mejoraran.

Esto no fue problema para ellos, ya que tan solo un año después Louis ya había hallado la solución; el resultado: ¡La primera cámara de cine! Que también funcionaba como proyector.

El cinematógrafo de Louis Lumière fue patentado y en 1894 se hizo la primera presentación. Después de otras más en diferentes sociedades científicas, los hermanos Lumière decidieron que era hora de presentarlo al público comercial.

Si bien la primera función no atrajo mucha gente, las 33 personas que asistieron quedaron completamente impresionadas, las imágenes de una estación de tren en movimiento con una locomotora yendo hacia ellos llegó a asustar a muchos al grado de hacerlos salir huyendo de la sala. Era algo nunca antes visto, el  inicio de todo un arte; y al poco tiempo se hizo demasiado popular.

Lo curioso de la historia es que los hermanos Lumière tenían motivos nobles (por así decirlo), todo lo hicieron por amor a la ciencia; y aunque si aprovecharon la riqueza que podían darles las presentaciones, al poco tiempo decidieron abandonar el negocio del cine para investigar en otros campos. Como dije al principio, muchas veces los inventores no saben exactamente cuál es el propósito de sus investigaciones, y si servirán de algo…Los hermanos Lumière nunca le vieron futuro a la industria del cine.

Comentarios

comentarios

2 Comentarios

  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Siempre me ha parecido interesante el hecho de que los grandes avances tecnológicos que tenemos hoy en día, fueron concebidos por otras personas hace muchas (¡muchas!) décadas; y que incluso, no se sabía el propósito fi……

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here