Greta Gerwig regresa al cine escribiendo y dirigiendo Lady Bird, una película sobre los dolores, penurias y alegrías de crecer y madurar en un mundo pos-moderno en el que parece difícil encontrar un buen lugar para ser.

Aunque pudiera sentirse como que Lady Bird es una película pretenciosa, dista mucho de serlo porque tiene personajes que se sienten reales y más allá de eso, situaciones que bien podrían ser totalmente reales.

La historia se centra en Christine, interpretada por la excepcional Saoirse Ronan, quien se ha dado su propio nombre: Lady Bird. Esta chica está entrando en la etapa que definirá el resto de su vida. Ella es una chica inconforme con todo y aprenderá la mayor parte de las cosas con golpes que la estremecerán hasta sus cimientos.

Lady Bird tiene la ilusión de poder dejar su hogar en Sacramento, California para buscar una vida que la llene más en Nueva York, y estudiar artes. Pero para que eso suceda tendrá que enfrentarse con la cruda realidad de una familia que no tiene dinero y que parecería limitarla, sobre todo porque su madre tiene una tendencia a ser sobreprotectora.

De hecho los encuentros entre Lady Bird y su madre, interpretada por Laurie Metcalf, son de los más reales y brutales que pueda haber. Llevan una relación madre e hija de esas que están llenas de drama porque ambos personajes son iguales y con temperamentos sumamente fuertes e inamovibles.

Y ese es el mayor acierto de la directora Greta Gerwig porque toma una instantánea en la vida de una adolescente que quiere dejarlo todo atrás y que en su búsqueda por cambiar lo que es termina descubriendo que lo que ella es, incluyendo sus amistades, gustos y demás pasiones, son lo que le da su sentido de individualidad y lo que la hace tan especial.

Creo que todos terminamos pasando por esa etapa en la que estamos buscándonos a nosotros mismos y hay muchos que continuamos con esa búsqueda y descubrimiento interminable. Otras personas tal vez digan que ya se han encontrado y saben quienes son… bueno, felicidades por ellos que ya se han iluminado. Pero el espíritu de aventura indomable está ahí para todos y tal vez sea más accesible para los que están dispuestos a perderse con tal de descubrir que es lo que traen adentro y son en realidad.

Lady Bird posiblemente es una de esas películas que en la taquilla Mexicana no causará muchas olas, pero es una historia que definitivamente tienes que conocer. Te recomiendo ampliamente esta cinta, sobre todo si eres adolescente o tienes hijos adolescentes o si fuiste adolescente… es para todo público y las problemáticas expuestas son tan reales que duelen. Échale un ojo antes de que salga de cartelera.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here