Esta película me hizo recordar cuando iba en la secundaria, cuando me reunía a veces con los amigos los viernes por la tarde para entrar al cine y ver una película entretenida. Por lo que si esto es lo que buscas este fin de semana, entonces esta seguramente es la mejor opción para pasar el rato.

Flatliners o Linea Mortal: Al Límite -como le pusieron en México- es un thriller de terror en el que la ciencia ficción y lo paranormal se ponen de acuerdo para contar que es lo que sucedería si una persona trascendiera los limites de la muerte para luego regresar al mundo de los vivos.

Lamentablemente, el filme de Niels Arden Oplev se queda corto en cuanto al horror y la supuesta ciencia ficción. Tratando de meterle a profundidad -solo en la primera parte de la historia- lenguaje complicado y terminología medica, un grupo de estudiantes inocentes –Ellen Page, Diego Luna, Nina Dobrev, James Norton y Kiersey Clemons– casualmente se reúnen por las noches para investigar que es lo que sucede después de la muerte.

linea mortal
“¿Hay alguien ahí?” Noup…

Los primeros 20 minutos plantearían algo bastante interesante: ¿Es posible regresar de la muerte con súper poderes, o al menos con capacidades distintas al del resto de la gente “común y corriente”? Sin embargo,  comenzado el segundo acto, algo sucede porque cada minuto que pasa termina por ir destruyendo poco a poco esa premisa, dejando de lado lo interesante y enfocándose solo en los sustos.

Hay momentos en los que incluso pareciera ser una de esas películas domingueras en las que se les olvido cual era el propósito inicial de contar la historia, derrochando todo en efectos visuales y jump scares. Digo, no son malos como tal todas esas escenas donde la intención es asustar a la audiencia, pero es malo porque en lo personal, siento que se sale de contexto.

linea mortal

Si tan solo hubieran abordado de lleno toda esa cuestión científica de que es lo que podría suceder al regresar de la muerte ya teniendo una experiencia del mas alla, y todos los personajes realizaran su transformación trascendental para ser mejores descubriendo un paraíso  o algo así…  Eso si que la hubiera colocado en mi lista de películas favoritas del año.

Ese es el problema con el que nos encontramos con la mayoría de las películas no solo de Sony Pictures, sino todos los estudios de cine en general. Tratan de reutilizar historias del pasado con remakes, reboots y precuelas con secuelas. De hecho, ya es raro ver historias originales en la pantalla grande porque al parecer, creo que prefieren generar “franquicias” tipo McDonalds, con las que puedan seguir las indicaciones de una receta mágica llamada “cajita feliz”: con personajes fabulosos, giros inesperados y finales felices.

Esta secuela/remake en la que reaparece Kiefer Sutherland es parte de todo ese intento nefasto por generar contenidos cinematográficos trascendentales, semejantes mas bien a comida chatarra: sabrosa pero siempre sin llegar a alimentarte o dejarte algo de provecho.

linea mortal
No se que hago aquí…

Regresando a lo que creo que quiere transmitir de fondo este filme escrito por Ben Ripley, es que cuando por un momento decidimos cambiar nuestras vidas de tajo, lo mas probable es que nos encontremos con nuestros demonios, siempre asechando nuestras buenas intenciones a fin de corromperlas y hacernos desistir de nuestra empresa. Pero no por todo eso quiere decir que uno este equivocado al cambiar nuestra actitud frente a la vida.

Y creo que con eso termino, porque eso es lo mas rescatable a grandes rasgos de Flatliners

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here