Dwayne Johnson está de nuevo haciendo de las suyas, protagonizando un nuevo vehículo de acción en el cual, como siempre termina bien parado. Aquí el gran problema es que Rampage: Devastación sufre de problemas de guion bastante marcados.

Me imagino que esto tiene que ver con que el mismísimo Johnson pidió que se cambiara el final de la película, todo para que fuera satisfactoria para la audiencia… pero a un costo dramático bastante fuerte.

¿De qué trata Rampage: Devastación?

El primatólogo Davis Okoye (Johnson), un hombre que mantiene a las personas a distancia, comparte un vínculo inquebrantable con George, el gorila de espalda plateada extraordinariamente inteligente que ha estado a su cuidado desde su nacimiento. Pero un experimento genético deshonesto que salió mal transforma a este simpático simio en una criatura furiosa de enorme tamaño. Para empeorar las cosas, pronto se descubre que hay otros animales alterados de forma similar. A medida que estos depredadores alfa recién creados recorren América del Norte, destruyendo todo a su paso, Okoye se une a un ingeniero genético desacreditado para crear un antídoto. Abren así camino en un campo de batalla en constante cambio, no solo para detener una catástrofe mundial, sino para salvar a la temible criatura que alguna vez fue su amigo.

La película en si no es mala, pero se ve que está hecha para un público que disfruta de películas domingueras y que no son de lo más exigentes. La cinta tiene las clásicas destrucciones de ciudades que a todo mundo gustan y que son básicamente un festival de CGI, y la amistad entre George y La Roca me la creo… pero algo falta.

Sigo achacándole problemas al guion y a la falla fundamental de que Johnson se metiera en la dirección y tono del filme, cosa que el director Brad Peyton. De hecho ambos participaron en Terremoto: La Falla de San Andrés y me gustó mucho más que esta.

Definitivamente no puedo recomendar esta cinta a menos que sólo quieras ver explosiones y devastación, eso si que le hace honor al nombre de la cinta: Rampage: Devastación. Pero fuera de eso la trama es blanca y las actuaciones decentes. Como para verla en Netflix.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here