Haley Lu Richardson y Cole Sprouse son los protagonistas de este drama romántico y juvenil en el que las fronteras solamente son ilusiones cuando se trata de amor. Una película dirigida elocuentemente por Justin Baldoni que recupera la esencia de lo que es “cursi” y “tierno” en la pantalla grande. Con el el guion adaptado del libro de Mikki Daughtry y Tobias Iaconis, la manera de desarrollar la trama es convincente y adecuada para estos tiempos modernos en el que la tecnología permite comunicar sentimientos y palabras en un instante con la ayuda de las redes sociales y sus apps.

Es curioso como A Dos Metros de Ti logra hacer entretenida una película de casi dos horas con la premisa de que “la vida se esta agotando y no hay tiempo para tonterías”. Digo, en esencia es fenomenal que se base en esta reflexión con tintes espirituales porque los protagonistas deben darse cuenta de ello antes de que sea muy tarde…. Es de cierta manera como ver la de Bajo la Misma Estrella: ambos enfermos y con muchas ganas de redescubrir lo que significa el enamoramiento.

Aquí, sin embargo, se narra distinto el argumento. Dejando ver que ella siente culpa por un pasado familiar doloroso, el constantemente hace intentos por sacarla de su tormenta interior siendo por así decirlo “el mismo”, dejando que ella se redescubra así misma. Así, poco a poco el romance va cobrando vigor y sentido hasta que llega un momento en el que es mas que evidente la premisa. En efecto, la vida se nos esta acabando un segundo a la vez y por lo tanto no hay momento alguno para perderlo haciendo o no haciendo lo que es necesario.

a dos metros de ti

a dos metros de ti

Desde esa perspectiva, todo el filme es una obra maestra, puesto que cumple con su cometido, colocando a ambas figuras literarias en un conflicto interno tan severo que hace que su mundo de falsas ideas se desmorone. ¿Como es posible que a pesar de las enfermedades y carencias físicas uno pueda seguir adelante con su vida? ¿Como es posible que uno pueda enamorarse bajo tales circunstancias? Eso y algunas otras preguntas de este tipo son las que responde claramente este drama con pocos toques de comedia.

Creo que esta película es una de esas pocas “coming of age” que vale la pena verla y guardarla en una colección de favoritas para recomendar o ver en la compañía de tu crush. Es entretenida, cursi, romántica, con un mensaje claro de compasión hacia uno mismo y los demás, buenas actuaciones y diálogos creíbles, sinceros y al grano.

Finalmente, hablando sobre otra reflexión que provoca el filme distribuido por Corazón Films en México, quiero decir que todos los problemas de índole amorosa se ven resumidos en el romance que viven ambos personajes principales. Desde ese primer momento incomodo en que uno rompe el hielo hasta el como resulta complicado expresarle emociones y sentimientos encontrados cuando las circunstancias no son las mas deseadas… es como una especie de guía sobre como ligar -que sirve tanto para dudes como para mujeres- sin necesidad de aprender técnicas y tácticas de manipulación psicológica.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here