Diamond Films le apuesta a la distribución en México de esta cinta protagonizada por Steve Carrell y Timothée Chalamet en la que el uso de las drogas y la falta de madurez hacen que todo se vaya por la borda cuando ambos personajes principales cruzan el punto del no retorno.

Si la intención de Lux Davies y Felix van Groeningen era provocar en la audiencia la ansiedad y la desesperación al presentar esta historia, creo que posiblemente lo hayan logrado perfectamente…

Imagina estar sentado durante dos horas viendo a un dude que se la pasa drogándose y tratando de evitarlo. Puede sonar muy escueto pero en esencia eso es lo único que sucede en pantalla. Mirar a Carrell haciendo el papel de padre preocupado por su hijo -el papel de Timothée-, tratando de evitar que se vaya por el camino de la perdición, mientras que por su parte, el universitario confundido y con crisis existencial se la pasa “luchando por dejar de drogarse“. Y lo pongo entre comillas porque realmente no hace un esfuerzo profundo y real por querer salir de ese estado…. simplemente esta movie es de esas que solo vi una vez.

beautiful boy

No es buena la historia a mi parecer porque no tiene un fundamento solido; solo trata de contar como este dude se droga y porque no puede dejarlo… Y de este drama tal vez el único mensaje que se puede encontrar a primera instancia es que esto de dejar las drogas no solo se trata de amarrarse las manos y distraerse con otras cosas para evitar caer en el consumo de alucinógenos. Es mas bien el conocimiento y consciencia elevada de lo gacho que es estar en crisis existencial. ¿La respuesta al problema? Conocerse a si mismo, madurar… Es decir, todo eso que no se vio en el filme.

A pesar de lo anterior, creo que lo que salva al filme producido por Plan B Entertainment de la perdición es el soundtrack. Las rolas hacen que este viaje dramatico y sin final aparente sea mas ameno, mas emotivo. Sigur Ros y Massive Attack le dan ese toque bohemio, rockstar y poderoso brindando un poco de personalidad de filme de culto a todo el show.

beautiful boy

Pero bueno, volviendo al aspecto técnico, debo decir que la dirección no es la mejor porque no acentúa esa tensión, esa incomprensión, y en fin, toda esa maraña de conflictos internos que van conociendo los personajes principales a lo largo de cada escena. Si tan solo hubiera un giro inesperado; o si tan solo hubiera una declaración clara de que es lo que realmente puede suceder cuando toca fondo esa persona drogadicta, toda la película tendría que haber hasta sido nominada a los Oscares por mejor guion original.

Por otra parte, si bien las actuaciones son creíbles y honestas, debo decir que esta ausencia de propósito por parte de los escritores hacen que nada tenga sentido aparente. Es como si te comenzaran a contar un chiste sin llegar nunca a la parte comica del asunto. Es como haber pagado por entrar al zoológico y que los animales nunca hayan salido de sus jaulas… No hay catarsis en ningún momento para Carrell y Timothée; no hay corazón en sus acciones.

beautiful boy

En fin, creo que lo que si conviene resaltar nuevamente es la banda sonora. De hecho sugiero que la descargues y la escuches sin interrupciones ni adelantar canciones. Es realmente todo un viaje que culmina con una pieza instrumental tipo clásico que hará que pongas la lista de reproducción entre tus favoritas del año.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here