Ford v Ferrari (“Contra lo Imposible” en español) es una de esas pocas historias inspiradas en hechos reales que de verdad quedan grabadas en la memoria por su fuerte contenido emotivo. Con Christian Bale haciendo un gran papel como Ken Miles, o a Matt Damon como Shelby, hacen que uno termine inmerso en las carreras de Le Mans.

Pareciera ser que toda la historia tiene la intención de llegar a los aficionados del automovilismo y de la adrenalina en general. Con muchas tomas peligrosas dentro y fuera de maquinas poderosas sobre ruedas, el éxito de la trama se debe al alto nivel de octanaje que contiene, bombeando fuertemente la sangre en las venas con cada minuto que transcurre en pantalla.

ford v ferrari

Las casi 3 horas de duración se pasan volando a máxima velocidad. Los diálogos están llenos de sustancia; las tomas son una joya -sobre todo porque se enfocan en mostrar la perspectiva y point of view de un piloto de carreras y a la vez amante de coches; es como si la unica misión de James Mangold hubiera sido extasiar al espectador.

Por otro lado, algo que me gusto también, es la tonalidad del filme. Pareciera ser que  los guionistas que escribieron la película intentaron hacer notar a flor de piel como los estadounidenses son gachos y unos hijos de la mala vida. Poniendo de cierta manera como victima a Ken Miles -británico de nacimiento- durante todo el filme, los ejecutivos de Ford y en general la gente estadounidense siempre buscan sacarle provecho a la gente que los rodea, haciéndose de su poder.

En ese sentido, debo añadir que este es un plus de Contra lo Imposible. No solo se trata de enseñarle al publico del gabacho que Le Mans fue ganado por Ford durante tres años, sino también como esta compañía automotriz hoy seria una de las compañías mas importantes del mundo en las pistas de carreras sino fuera por su negligencia y visión cuadrada del mundo.

ford v ferrari

Así es, luego de ver la peli uno se pondrá a pensar porque a veces los asiáticos, los alemanes y hasta los italianos le comen el mercado a esas marcas estadounidenses que nomas no saben como adaptarse a un mundo tan cambiante como el nuestro… Es una especie de reflexión colectiva en la que el filosofo es o son esos ejecutivos con trajes caros y dueños de las marcas automotrices americanas.

Por todo lo anterior, a mi parecer esta historia debería de llevarse un Oscar por mejor guion original, o mejor actuación de reparto. De verdad, se nota la pasión y gloria que experimentaron todos los del casting. Ese es el ingrediente mágico que, en lo personal hizo que, me sumergiera completamente en cada fracción de segundo que pasaba por la pantalla.

ford v ferrari

Hablando un poco sobre los efectos visuales y diseño de producción, hay que resaltar que es una recreación bastante buena de la década de los sesentas. Teniendo calles transitadas por coches de la época, locaciones que parecen sacadas de fotografía publicitaria de esos tiempos, y en general, de la actitud de los actores para simular esa ingenuidad y romanticismo que aun existía en la gente ordinaria por querer cumplir el sueño americano… Es la cerecita del pastel.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here