Todavía recuerdo ese verano en el que se estrenó Iron Man, era la primera película que haría Marvel para cimentar todo su universo y debo decir que fueron los cimientos más fuertes que hayan existido en casi cualquier saga (exceptuando Star Wars, que es cosa aparte). Si ese día me hubieran dicho que llegaría 2019 y veríamos a casi todos los superhéroes de Marvel reunidos en una película, posiblemente no me lo hubiera creído. Pero las estrellas se alinearon y llega el día en el que Avengers: Endgame puede ser disfrutada por todos.

Los fans del Universo Cinematográfico Marvel se van a sentir extasiados al ver esta película en la pantalla grande, si es en IMAX mucho más. Es un espectáculo de esos que no suceden a menudo y es que el simple hecho de querer ver a cada superhéroe haciendo su parte para derrotar a una amenaza cósmica, resulta una labor titánica en todos los sentidos. Tan sólo hay que ver los créditos de Endgame para saber que es prácticamente una ciudad de personas la que trabajo para poner en pantalla una película sumamente épica.

Avengers: Endgame es la película que no te debes perder por nada del mundo y esto no lo digo solo por el “hype” que genera, lo digo porque cumple con creces en complacer a cada uno de los fans de este universo. Los personajes hacen todo lo que los fans siempre quisieron ver en pantalla. Suena simple: hacer caso a los fans, pero en realidad fue un acto casi de magia que lograran acertar en cada pequeño beat de la historia. Todo está ahí y es un agasajo sin igual.

La historia de Endgame (sin spoilers) sigue a los Avengers sobrevivientes, ahora todos con severos traumas por haber perdido la batalla contra Thanos, unos años después de lo que sucedió en Infinity War. Por azares del destino descubren la forma para lograr revertir lo que hizo este titan loco y se lanzan en una misión por conseguirlo.

La trama funciona como reloj suizo: tiene un ritmo increíble y las tres horas de duración se pasan como beber agua en el desierto. Te deja queriendo ver mucho más de todos los personajes.

Obviamente tiene fallas garrafales en cuanto a lógica dentro del Universo y sobre todo porque no respeta ciertas reglas que deja cimentadas sobre el funcionamiento del viaje en el tiempo. Tiene huecos que son muy bien cubiertos por los Russo, pero el problema sigue ahí… no sé cuanto aguante la película bajo el escrutinio de la segunda o tercer vista.

Pero no importa, porque al final la película cierra el ciclo que comenzó en 2008. Las actuaciones de todos los personajes son fenomenales, no tienen mancha. Los efectos visuales son de primer nivel, aunque Hulk… como que se siente fuera de lugar y sin peso. Es mi única queja.

La mezcla de sonido es impresionante y retumba por todos lados a la hora de los golpes. Las batallas son épicas y gran parte de ello se debe a que el sonido es manejado con maestría.

¿Es Avengers: Endgame una película perfecta? No. Dista de serlo, pero es la película perfecta para los fans que buscaban un cierre espectacular de una saga que se ha cocinado por más de 10 años. Nadie va a salir decepcionado de la sala de cine, al contrario, seguro todos saldrán con una gran sonrisa y con el corazón contento porque al final todos sus héroes han cumplido su cometido: ayudarnos a creer que el mundo puede ser mejor si uno pone de su parte para lograrlo. No te la pierdas.

Por cierto, no hay escenas extra. Ni una sola.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here