Disney sigue conquistando al mundo con sus remakes live-action y llega su más reciente esfuerzo cinematográfico por dominar la economía mundial: Dumbo de Tim Burton. Suena a una pareja extraña, pero la verdad es que funciona muy bien.

Quiero señalar que los primeros 20 minutos de la película son terribles y no reflejan en conjunto lo que es toda la película de Dumbo. Pero una vez que se traspasa esa barrera, Burton nos recompensa con uno de sus mejores trabajos a la fecha.

Parte de esos 20 minutos no funcionan porque intentan presentar, muy a la de a huevo, a los personajes humanos de la película, encabezados por Colin Farrell y su familia. Él interpreta a un hombre recién llegado de la guerra que quiere recobrar su trabajo como estrella del circo… pero las cosas han cambiado totalmente. Ya ni siquiera sus caballos siguen ahí.

Se enfrenta entonces a un cambio de paradigma que lo lleva a volverse el cuidador de los elefantes (el recoge-cacas). Sus hijos son quienes descubren a Dumbo y es a través de ellos que vemos el desarrollo del pequeño elefantito.

Todas las partes con Dumbo funcionan en esos primeros 20 minutos… con los humanos no tanto porque no se sienten definidas las características de los personajes. Pero bueno, afortunadamente el tiempo pasa y vemos en movimiento una historia sumamente maravillosa que llega hasta lo más profundo del corazón. Debo decir que si hubo bastantes partes que me hicieron llorar.

Pero esa siempre ha sido la magia de Dumbo, la versión animada y esta, ver la relación entre una madre y su hijo, como el instinto más primario del amor y en esta ocasión se transmite a la perfección y llena el corazón de buenos sentimientos.

Las actuaciones son excelentes, todo el elenco hace su parte y destaca mucho la participación de Danny DeVito, Eva Green y Michael Keaton. Hasta parece reunión de Batman Regresa. Los efectos visuales son excelentes y da mucha ternura Dumbo… es prácticamente otro actor más.

La película tiene una clara división entre la visión de Disney y la de Tim Burton. Es como si el director hubiera dicho, la primera mitad de la película es lo que Disney quiere y la segunda lo que yo quiero contar. Y de hecho le salió a la perfección eso. Esto es porque tenemos, de cierta manera, una secuela de Dumbo que sirve para terminar de desarrollar a los personajes y meternos más a fondo en el corazón esa alegría que hace llorar.

Dumbo de Tim Burton dista mucho de ser la película perfecta, pero la verdad es que si es una muy buena historia con un narrador excepcional que merece su mención especial. Definitivamente recomiendo al 100% ver esta cinta, aún con esos terribles primeros 20 minutos, y eso es porque al final sales de la sala de cine con el corazón lleno y añoranza… De hecho esta podría haber sido una muy buena película para el día de la madre ya que la temática está cargada fuertemente hacia esa parte. Échale un ojo en cuanto puedas.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here