Son muy pocas las películas que tienen las suficientes agallas como para romper la barrera de lo políticamente correcto y mostrar la verdad tal y como es. Por eso El Infiltrado del KKKlan o BlacKkKlansman es una película tan valiosa.

Dirige Spike Lee, quien siempre ha hecho cine que despierta conciencias y mueve voluntades. Aquí se adueña por completo de la historia y plasma una visión del mundo que se siente sumamente real y relevante para los tiempos en los que vivimos. Realmente es un maestro en la narrativa y en la forma de hacer que sus actores saquen a relucir todo su talento.

La cinta sigue la historia de Ron Stallworth (John David Washington), el primer oficial negro de Colorado Springs, quien además de tener que luchar contra la discriminación racial en su ciudad, tiene que hacerlo con sus compañeros de trabajo.

Stallworth es muy avispado y consigue rápidamente salir de un puesto que claramente le dieron para impedir su desarrollo profesional. Se convierte en un agente encubierto para investigar a un supuesto agitador negro. Gracias a eso se le despierta la chispa de la investigación y un buen día descubre un anuncio del Ku Klux Klan en el periódico y se hace pasar como un partidario de la ideología sobre la supremacía blanca… De ahí comienza toda una investigación que nos lleva a explorar la realidad del racismo en Estados Unidos.

Las actuaciones son increíbles y la mancuerna que logra John David Washington con Adam Driver es genial. Además hay que notar que la cinta está plagada de humor por lo que el ritmo que adquiere la trama es sumamente agradable. No hay momentos muertos dentro de la trama y el tiempo se pasa volando al ver la película.

También es notable la manera en la que recrean los 70s… cosa que se ha puesto muy de moda en varios filmes. Aquí vemos como es la vida en una ciudad de EUA en esos tiempos, cual era el pensamiento de las personas y como estaba la sociedad viviendo. Muy buen aporte histórico.

Tal vez el único problema con El Infiltrado del KKKlan sea que ya por el final de la película, todo se convierte en un sermón bastante crudo y marcado. Está bien el mensaje, pero siento que esos últimos momentos del filme podrían haberse manejado mucho mejor.

El Inflitrado del KKKlan es una película hecha para tomar conciencia social y despertar en el público el sentimiento de empatía por otras personas. No debemos de fijarnos en el color de la piel porque al final, en el momento de nuestra muerte, todos somos iguales. Te recomiendo que veas esta película, es todo un evento que no te debes perder.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here