Kristoff se ha convertido en aquello que juró destruir y lo hace presentando Loco Fin de Semana, su primera película. Hay que hacer notar que escribe y dirige la cinta.

La historia se centra en tres amigos que por conveniencia del guion terminan haciendo una fiesta para un wey súper-mamón que se hace llamar “El Príncipe.” Y ya, no hay profundidad, no hay desarrollo de personajes, no hay buenas actuaciones y todo lo que terminamos viendo en pantalla se siente forzado, sin corazón y con tantos errores técnicos que sería espantoso intentarlos enumerar completos.

El problema #1 de la cinta es el guion. Parece un primer o segundo borrador, algo que aún necesitaba pulirse y que se habría beneficiado de un script doctor para que ayudara a señalar todos los problemas con la historia. Hay partes dentro de la cinta que son ultra-tangenciales. Es decir, cortan la fluidez de la trama y la llevan hacia callejones sin salida. Esto ya lo habíamos visto en Matando Cabos, pero en esa cinta funcionan porque se hacen esporádicamente (la escena del pinche visco y del mascarita), pero aquí… parecen sketches de televisa.

Hay una historia en el guion que se pudo haber rescatado con más tratamientos, pero así en el estado en el que filmaron el libreto no se cumple la promesa de la trama que queda planteada por el protagonista principal: no puede mantener una relación duradera. ¿Cómo chingados nos van a demostrar eso si la historia se desarrolla en un fin de semana?

Igual, los otros dos personajes principales pecan de imbéciles y resuelven sus historias de manera precipitada y sin una evolución real… Todo termina siendo ilógico y pobre narrativamente.

En cuanto a dirección… hay que aprender a bloquear a los actores. Se pudieron haber hecho planos más creativos con lo que tenían (de hecho se ve mucho mejor el detrás de cámaras que lo que hicieron en la película). Todo parece hecho como para un programa de noticias, no hay profundidad, todo está plano.

Las actuaciones son… digamos que los actores están ahí y hacen lo que pueden. Para añadir insulto a la injuria, porque según entendí no tuvieron mucho presupuesto, al parecer decidieron gastar mucho en drones para hacer tomas que no tienen sentido y quitan estética. Además de que el gran atractivo es enseñar nalga, porque mujeres no faltan.

La fotografía es pésima e irregular a lo largo de todo el filme. Lo peor se puede ver en las escenas del “Pinche Gringo,” pero en general todo se ve horrible. Si hubieran decidido grabar todo con un celular, al final habría quedado mejor.

Lo que mejor fotografiado está son los grupos de La Castañeda, Charly Montana, CODA y Ganja… los cuales tienen números musicales para hacer “padding” en la trama y que durara un poco más.

No esperaba nada de esta cinta y aún así salí decepcionado de verla. Espero que quien aportó la lana para esta película no lo haya hecho sólo porque Kristoff es un influencer con más de 200,000 suscriptores en YouTube… porque sentaría un mal precedente.

En fin, no puedo recomendar Loco Fin de Semana porque es una película pésima. Es de esas cintas que jamás debes mostrar a nadie si quieres volver a intentar hacer un filme.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here