Comencemos por el nombre de la película. En realidad “Obsesión” nada tiene que ver con lo que sucede en pantalla, por lo que hay que desechar la idea de que vas ir a ver un drama protagonizado por un tipo con problemas psicóticos derivados de su obsesión por una mujer…

Hay que darle merito a Diamond Films -distribuidora de la peli en Mexico-  pues se nota que hicieron su mejor esfuerzo por promover positivamente esta producción de Global Road Entertainment. Sin embargo, es por esta razón que cabe mencionarse como es que este thriller de suspenso va mas allá de una mera obsesión: El papel de Matthew McConaughey es trascendental, puesto que la historia gira en torno suyo, aportando una  nueva perspectiva de lo que significa el misterio de estar vivo, de tener y no tener un sentido y dirección en la vida…

Creo que por eso es mejor que quede como Serenity -su titulo original- porque deja en misterio siempre de que demonios puede tratar el filme escrito y dirigido por Steven Knight. De hecho, ese titulo que aparentemente no dice nada, pero si que define perfectamente la esencia de la historia: Serenity, ese barco donde todo sucede, puede ser tanta la salvación como la destrucción del yo del protagonista… Y si no fuera por el poster, mostrando al elenco de primer nivel con Anne Hathaway tambien estelarizando, el filme no llamaría la atención en lo absoluto ni seria vendible.

obsesion

Digamos que entonces Serenity es como una especie de experimentación creativa por parte de Knight, en la cual arroja luz sobre temas psicológicos profundos que tienen que ver con quienes somos realmente ¿Es este mundo una realidad o solo un sueño? ¿Esta vida es el sueño de alguien? ¿Existe el destino? ¿Todo lo que hacemos es parte de un programa tipo la peli de Matrix? Esas y algunas otras preguntas puede que te surjan como a mi luego de encontrarme con el giro inesperado de la trama.

Volviendo al titulo del filme y la esencia de la historia, hay que resaltar que por parte del reparto, también fue seguramente un desafío interpretar a personajes que viven lo que bien podría ser, una alucinación de Steven Knight. Con intenciones y sentimientos devorando sus almas, tanto McCounaghey como Hatthaway, junto con Jason Clarke y Djimon Hounsou hacen el esfuerzo por darle coherencia a lo que se ve en escena: un drama desastroso sobre un padre resentido con su ex-mujer quien al parecer en el pasado, le quita y lo mantiene alejado de su hijo.

obsesion

De cierta manera, es como Vanilla Sky, en donde todo comienza normal pero que mientras transcurren los minutos, todo se va tornando confuso, onírico y hasta alucinógeno… Como un sueño dentro de otro sueño y ese tipo de ondas locochonas.

En fin, hablando sobre lo filosófico de la película y el mensaje que quiere transmitir el escritor, quiero decir que si uno busca el hilo negro, todo este rollo tipo locura cobra sentido. Esto es porque el filme propone sutilmente que todo lo que uno ve puede no ser la realidad, sino un pensamiento, o algo que sucede en otro plano…. Esto quiere decir que todo lo que hacemos cuando no sabemos quienes somos puede bien ser una alucinación; algo ilusorio, algo que no tiene sentido… En  otras palabras, es una chaqueta mental sin final feliz.

Es por eso que es importante conocerse a si mismo, puesto que como lo plasma implícitamente Knight en el personaje de McCounaghey y su transformación, solo en el momento en que empieza a dudar y curiosear lo que hace y es en la isla donde todo ocurre, es cuando verdaderamente empieza a desvelarse el porque de tanto drama y crisis de personalidad.

Solo me resta decir para no caer en contradicciones que esta película es para verse varias veces si lo que te gusta es ver filmes locochones y psicodelicos.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here