Año con año veo una cantidad encabronada de películas. Muchas son extranjeras y la minoría son Mexicanas, finalmente así son las cosas. De las cintas Mexicanas que veo, de manera real cada año hay una o dos que terminan valiendo la pena y me da mucho gusto decir que Polvo, la opera prima de José María Yazpik es una de ellas.

Que chingona película. Es muy difícil ver que en México se hagan buenas películas o por lo menos que a mi me gusten. La mayoría de los filmes que se producen en México lidian en extremos horribles, o son comedias estúpidas que no ofrecen nada al mundo o son raras obras de arte que ni su autor comprende. ¿Qué no puede haber un punto medio en el que sean películas bien hechas y que a la vez tengan esa fórmula autoral?

Polvo es una mezcla que funciona y lo hace gracias a un guion que me pareció excelente. No voy a decir que es perfecto porque al final siento que le faltó punch para tener una culminación contundente, pero en general presenta una historia interesante, divertida y que se siente muy personal.

Resulta que un buen día comienzan a llover paquetes sobre el pequeño pueblo de San Ignacio en Baja California Sur. El pueblo queda conmocionado por el acontecimiento tan extraño y es ahí que en otra parte del país conocemos a El Chato, un mandadero de algún cartel del narcotráfico que es encomendado con la misión de recuperar los paquetes que cayeron en su pueblo natal.

Tengo que señalar: ESTA NO ES UNA PELÍCULA DE NARCOS. Que quede claro. Es una historia sobre un hombre que regresa a su lugar de origen y que tiene que enfrentarse a las decisiones que ha tomado a lo largo de su vida. En pocas palabras, de cierta manera el pasado está ahí en su pueblo para morderle el trasero y está muy bien representado con la Jacinta, su antigua novia que cuando regresa ya está casada y con un chamaco.

Pero la historia no acaba ahí porque también habla sobre la ambición y la manera en la que el dinero corrompe a la población. Como Chato llega necesitando recoger los paquetes ofrece dinero a los pobladores para recuperarlos y siendo una población pobre, se ven seducidos por ello.

Polvo es una muy buena película que llega en un momento de crudeza en la República Mexicana, en la que todos se dejan guiar más con las tripas que con la razón. Espero que muchas personas puedan ver el filme porque es excelente y conciso.

Las actuaciones por parte de José María Yazpik, Mariana Treviño, Adrián Vázquez y Carlos Valencia son fantásticas. Encarnan a sus personajes de una manera que se siente real y ayuda a redondear de muy buena forma el filme.

No te pierdas Polvo, es una película Mexicana que vale la pena verse y que demuestra que cuando un proyecto es personal tiene más oportunidad de convertirse en un fantástico acontecimiento.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here