En 1977 llegó una película que causó revuelo en todos los niveles y que hasta el día de hoy es un clásico… Suspiria. Ya se puede ver en las salas de cine el remake de esta película que ha hecho Luca Guadagnino.

Es espectacular en todos los sentidos. Suspiria versión 2018 va más allá de un remake, más bien es una nueva manera de ver esta historia y la transforma en algo único y auténtico, cosa que pocos en Jalibud pueden decir que hacen.

La historia sigue a una chica llamada Susie (Dakota Johnson) que prácticamente escapa de su vida en EUA porque tenía desde siempre el llamado por ir a Berlin. Ella quiere ser bailarina y consiguió una audición en la compañía de danza que dirige Madame Blanc (Tilda Swinton)… tras una espectacular demostración de su talento, es aceptada y comienza una aventura de descubrimiento.

Lo impresionante de todo el asunto es que no estén dándole más atención a Suspiria. Esta es la película que nos transporta al Berlín de los 70s, en donde todavía existía el muro que separaba a las dos Alemanias… la Guerra Fría, el conflicto social… Esta es una historia que emplea la alegoría para transmitir experiencias personales… pero le prestan más atención a Roma porque los tiempos son convenientes.

Suspiria se cuenta en seis actos y un epilogo que son contundentes y de cierta manera vivificantes. ¿Hay terror? Si, lo hay, pero tiene mucho que ver con los monstruos internos de los protagonistas y no tanto porque exista un aquelarre de brujas dentro de la compañía de baile. Pero ya que estamos en eso… los efectos visuales y el maquillaje son impresionantes.

Este no es el tipo de filme para personas que quieren una satisfacción instantánea. Suspiria se cuenta poco a poco y atraviesa capa por capa hasta llegar a un podrido centro que necesita ser sanado y limpiado. Me gustó mucho que una de las temáticas emocionales fuera la culpa porque está manejada a la perfección y de cierto modo es esperanzadora.

Las actuaciones de todos los actores son magníficas. Dakota Johnson muestra que tiene lo necesario para sostener toda una película y Tilda Swinton interpreta a tres personajes… que son irreconocibles si se busca a Tilda Swinton. Es un camaleón esa actriz.

La dirección me pareció increíble, el score hecho por Tom Yorke de Radiohead es alucinante… si existe una película perfecta que puede llegar a ser una obra maestra es, sin pensarlo dos veces, Suspiria.

Así que lánzate a ver este pedazo de historia. Suspiria está hecha para convertirse en un nuevo clásico y es recomendable totalmente. No te la pierdas por nada del mundo.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here