La pregunta del millón de dólares… ¿el mundo necesita otra película más con Omar Chaparro y Martha Higareda? La respuesta más simple es no. No necesitamos otra más. Pero la realidad es mucho más compleja que esto y es claro porque: el publico sigue viendo sus películas y a lo cabrón.

Tod@s Caen es la muestra esencial de que hay cine para todos en esta vida. ¿La película es mala per se? No, de hecho es una historia contada de manera interesante, con momentos de risa y romance que funcionan. El verdadero problema es que es una narrativa que toma prestados elementos de una multitud encabronada de lugares y terminamos con un Frankenstein que si bien es entretenido, al salir de la sala de cine se te va a olvidar. Es como haber puesto en pausa tu cerebro por hora y media con tal de desconectarte del mundo real… y si, muchas veces eso es necesario.

Tod@s Caen sigue a una chica interpretada por Martha Higareda que ha sido maltratada en sus relaciones sentimentales. Tiene el tino perfecto para elegir patanes e idiotas… se harta de eso e idea sus propias técnicas para ligar y salir de ese hoyo. Tiempo después, ya en control de sus relaciones, está intentando levantar su propio show de TV, una productora se entera de esto y de que su show será sobre conquistar hombres y le da una simple tarea: haz que Omar Chaparro cambie su estado de relación en Facebook y te conecto para que se produzca tu programa. Martha acepta. Sucede lo que tiene que suceder en la formula para comedia romántica.

Lo que me pareció más interesante de toda la cinta es que la historia principal es la más aburrida, tal vez por lo predecible que es. Pero en cuanto enfocan la trama a Mauricio Barrientos, “el Diablito”, y su candor al ligar con la otra chava que es tan inexperta como el… si hay chispa. Tiene más diversión y se siente como algo nuevo. Es el contraste de esas dos historias.

La realidad es que Tod@as Caen no es la película que elegiría para apagar mi cerebro y dejar volar una hora y media de mi vida, pero puedo entender porque mucha gente la irá a ver y si es su primera elección al ir al cine: esta cinta cumple con lo que promete y lo hace muy bien. ¿Estás presenciando la próxima cinta ganadora del ariel? No. Pero jamás se han hecho este tipo de películas para impresionar a la crítica. Esta es la muestra perfecta de lo que es el cine comercial Mexicano: risas fáciles, actores identificables, no exigen nada al espectador. ¿Y sabes qué? Eso está bien. Para todos hay cine.

Si tienes opiniones similares a quien escribe esta reseña, no gastes tu tiempo o tu dinero en ver esta película. Si lo que quieres es la opción sencilla, entretenida y que te va a divertir un rato, aunque al final salgas del cine y se te haya olvidado la película que acabas de ver, esta es una gran elección. Tiene humor, romance, a Martha Higareda. ¿Qué más puedes pedir?

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here