Se entiende porque los actores principales de Cincuenta Sombras de Grey quieren un poco más de marmaja para actuar en lo que posiblemente se convierta en un infierno gracias a E.L. James.

En primer lugar he leído en varios lados que Jamie Dornan y Dakota Johnson se odian de principio a fin (supongo que esas nalgadas surtieron efecto) y que tener a E.L. James dictando todo lo que se tiene que hacer no es nada agradable… Tanto así que Sam Taylor-Johnson decidió no regresar para Cincuenta Sombras Más Oscuras. Eso debe de valer un poco de dinero extra.

Si a eso agregamos que la cinta costó $40 millones y ha recaudado en taquilla $500, hay que compartir la riqueza. Según THR Dornan y Johnson sólo recibieron $250,000 dólares cada uno por su interpretación (que ahora en pesos Mexicanos es una millonada). Sus agentes ya están negociando para conseguirles un cheque más jugoso.

¿En dónde deja esto a Cincuenta Sombras Más Oscuras? En primer lugar necesitan conseguirse un director y guionista cuanto antes, pues la fiebre por los libros ya ha pasado y por las películas pasó el primer fin de semana. Lo más pronto que filmarán será en 2016 lo cual significa que no veremos otro filme sino hasta 2017… Si no amarran a los actores posiblemente veamos a otros.

En fin, en cuanto renuncien los actores o haya algo nuevo lo estaré publicando.

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here