Reseña de Kingsman: El Origen

Kingsman

O mejor llamada The King’s Man, es una de las mejores películas del año pasado… ¿ah, no, verdad? Como sea, esta tercera parte de la saga dirigida y escrita nuevamente por Matthew Vaughn tiene toda la magia con la que nos sorprendió en la primera parte: acción, suspenso, un poco de drama pero del bueno y mucha filosofía Kingsman.

De hecho, como le pusieron en español, Kingsman: El Origen, este es un filme que explica mas alla de como surgen estos memorables hombres de honor y valentía, los principios por los cuales se han forjado los grandes hombres de la historia, tanto conocidos como no conocidos por el publico común y corriente. Son esos héroes no valorados los que nos muestran como debería de ser y actuar alguien digno de tener el titulo de Kingsman: con responsabilidad por un bien común, en contra de la paz pero con la bandera de guerra en alto para lograrlo y el sentido de protección y salvaguarda de la patria. Son como soldados pero con una filosofía de vida forjada por experiencias y no creencias.

A diferencia de cualquier otra agencia de espías, los Kingsman deben ser comprendidos como los outsiders de dinero que buscan que la humanidad vaya por buen camino y que cuando el fanatismo y el mal en general empiezan a desviar el curso, ellos llegan de entre las sombras y buenos modales para restablecer el equilibrio. Son algo así como Jedis pero del siglo XX.

Obviamente que para hombres de tal virtud, deben tener adversarios con el mismo nivel de entrega y gallardía. Se trata en este caso del contexto de la Primera Guerra Mundial, en el que villanos como Lenin, el Káiser de Alemania, Rasputín y algunos otros encumbrados, trataran de pervertir a la humanidad a costa de que paguen por sus pecados. Así es, esta grandiosa guerra en la que Europa vio la muerte de cerca con millones de vidas perdidas en combate tuvo su origen en una de los aspectos mas negativos del ser humano: el deseo de venganza.

Kingsman

De hecho, creo que ese es todo el meollo del asunto que hace avanzar la trama y que finalmente termina con la lección que aprenderá a punta de golpes duros el protagonista, interpretado por Ralph Fiennes. Se trata de comprender como no es posible sentarse a disfrutar de la vida sin hacer nada porque luchar y pelear por las libertades humanos no lleva a nada sino al sufrimiento; se debe de alzarse de ese conformismo para ensuciarse las manos y hacer lo necesario hasta que la paz reine en el mundo entero.

Kingsman

Suena un poco de flojera pero si uno lo piensa bien, creo que es la única manera de poder vivir como todos desean: con bienestar y sin conflictos. Es interesante esa visión de las cosas porque también hace pensar que tanto las guerras militares como económicas se gestan de la misma forma: con un deseo exacerbado por vengarse de algo o de alguien. Es el miedo, la envidia y los bajos instintos los que provocan que los gobernantes y empresarios poderosos opten por exprimir a las masas con tal de conseguir sus deseos.

Pasando al aspecto técnico de la película que distribuye 20th Century Fox, podemos decir que se bastante bien, como una película de Disney. Las cámaras y las tomas que ocuparon son de primer nivel y sin duda alguna se lucen con las batallas cuerpo a cuerpo y en general de los paisajes épicos que apoyan con esa trama de lucha y valentía en contra de los hombres oscuros de corazón. De igual forma, la música sigue siendo la misma con la que comenzó la primera parte, reforzando el símbolo de hombría y buenos modales antes que caer en el salvajismo de los villanos.

Finalmente como sucede en las películas anteriores, Kingsman es mas que solo una película de entretenimiento. Es una especie de mensaje oculto para quienes están avispados de que todo lo que sucede en el mundo real esta justificado y siempre involucra a unos cuantos poderoso que se la pasan manipulando y destruyendo a muchos con tal de conseguir sus resultados. Lo interesante, es que ponen a personajes históricos reales lo cual hace que dudes un poco sobre la versión oficial de la historia y te preguntes si tal vez no ocurrió algo así de épico y macabro al mismo tiempo.

Si alguien me preguntara cual es la que mas me ha gustado, pondría a esta tercera parte en segundo lugar porque logran retomar el humor, una buena historia y buenos diálogos que te hacen sentir identificado nuevamente con lo que significa ser o llegar a formar parte de los Kingsman.

Por Antonio O.

Músico de nacimiento, expreso a diario las mejores notas en la única revista digital que rockea todo lo que publica. ¿Tienes una banda y quieres promoverla? Envíame un correo a vivarock@origenmedia.com o por medio de las redes sociales

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.